Aleje el dolor de rodillas en invierno

Posted · Añadir comentario
Viva sin dolor de rodillas

Aleje el dolor de rodillas en invierno

Es común que al disminuir la temperatura inicien algunos dolores, en especial a personas que padecen artritis reumatoide o cualquier enfermedad inflamatoria.

Cuando viene la época de frío, nos preparamos con los atuendos propios para protegernos del clima. Incluso, cambiamos de zapatos que nos cubran más para mantener mejor la temperatura.

Es muy común que, cambiando el clima, inicien ciertos dolores, en especial a las personas que padecen artritis reumatoidea o cualquier enfermedad inflamatoria, incluso a aquellas que han sido operadas.

Se ha discutido mucho sobre la causa y parece ser que ésta reside en el cambio de la presión atmosférica, al cual por algún mecanismo aún desconocido, activa las terminaciones nerviosas en aquellas personas susceptibles. Algunas personas son famosas por predecir la lluvia, pues el dolor característico y por ellos bien conocido se asoma de nuevo ante los cambios atmosféricos de la baja de presión.

Por otra parte, el frío húmedo es también un causante de dolores añejos y repetitivos que hacen que las personas sufran los inviernos de una manera inconcebible. Los zapatos, son un mal necesario, pero hay aquellos que van más allá de lo tolerable. Un mal zapato no tiene nada que ver con su precio, simplemente, ese calzado, altera la biomecánica del pie de tal manera que nuestro cuerpo no puede compensarlo y aparece el dolor por excesivo uso de la articulación.

Para este tipo de dolores, a veces es una odisea encontrar la relación entre el dolor y su causa, pues no siempre es obvio que algún tenis o zapato esté relacionado con la causa del dolor.

Así, es muy descriptivo que aquella persona que tiene días buenos y días malos, se fije en qué días trae qué puesto, así, en unos cuantos cambios de calzado identificará al agente agresor. Solamente hay que tener paciencia y un poco de curiosidad tratando de desglosar los eventos de aparición y desaparición del dolor.

¿Qué hay que hacer en la época invernal para mantener nuestras rodillas y pies sin dolor?

Primeramente, hay que usar el sentido común. Entender que cubrir las piernas puede resolver casi todos los dolores por la temperatura, aunque, si baja la presión atmosférica tal vez poco tengamos que hacer al respecto.

Hay que evitar posiciones viciosas por tiempo prolongado pues éstas afectan en especial a los tendones creando lesiones al mantenerlos forzadamente tensos y con falta de circulación sanguínea.

El ejercicio moderado como, por ejemplo, una caminata de quince a veinte minutos, nos activa la circulación y nos estimula el líquido sinovial que lubrica nuestras articulaciones y sirve esto como un analgésico.

Nada peor que caer en el sedentarismo donde todos los males habidos y por haber se acumulan y se triplican: colesterol, depresión, dolores musculares, por mencionar unos cuantos.

Mantener el cuerpo en movimiento es uno de los deberes si queremos alejar hospitales y enfermedades, nuestros ancestros lo hacían por naturaleza y nosotros por convicción, sea cual sea la razón, nuestras rodillas nos responderán mejor si están entrenadas y fuertes.

http://www.orthopedica.org