Dolor relacionado con los tendones de la rodilla

Posted · Añadir comentario
Dolor en los tendones de la rodilla

Por lo general los dolores en los tendones de la rodilla estan asociados a la tendonitis.

De hecho la palabra tendonitis no es la apropiada pues al referirse a una inflamación de los tendones no concuerda con los conocimientos actuales donde más bien se sitúa a este proceso patológico dentro del marco de lesiones degenerativas, donde al inicio hay una fase corta de inflamación luego de degeneración de la cicatrización.

Y ¿por qué es esto? No todo lo que duele en nuestro cuerpo tiene la terminación “itis”, que significa inflamación de Vgr. Colitis, uveitis, estomatitis, etc. Las lesiones tendinosas han sido desde su inicio parcialmente comprendidas. Un tendón es la unidad en el complejo sistema musculoesquelético que transmite la fuerza, digamos que el músculo es el motor.

El tendón tiene una fuerza tensil de aproximadamente 7500 LB por pulgada cuadradadas (sin duda, una gran cantidad si la tomamos en cuenta de una sola exhibición), sin embargo cuando caminamos aplicamos fuerzas biomecánicas equivalente a varias veces nuestro cuerpo. Cualquier variación de la práctica deportiva debe de estar bien asesorada; no es raro ver niños con dolor en la tuberosidad tibial (donde el hueso hace una prominencia en la tibia) luego una temporada exagerada de entrenamiento (pateo y brinco) donde el tendón –el cual se inserta en este punto anatómico- se fatiga de tanto uso y no le damos tiempo para que nuestros sistemas de reparación hagan lo propio, luego entonces un tejido viciado se forma provocando dolor a veces por décadas disminuyendo la calidad de vida de las personas que lo padecen y un pobre desempeño a nivel deportivo.

Si no se comprenden las causas, tampoco es de esperarse que se dirijan correctamente los tratamientos. Iniciando por el principio de las razones mecánicas, habra que modular la práctica deportiva con periodos macro y micro ciclo para su entrenamiento y gradual capacitación del atleta, para los que no son atletas habrá que vigilar un buen calzado y las caminatas tipo peregrinaje que de seguro les guarda algún tipo de lesión por sobredemanda.

El peso es clave, por supuesto, pero también el cambio de estilo de vida, como por ejemplo iniciar deporte de una manera mal enfocada, zapatos sean altos o bajos pero que no sean adecuados. Sin importar el precio o la calidad de la marca hay zapatos que no nos quedaran mecánicamente apropiados y nos causaran dolor de rodilla y de tendones. De acuerdo a recientes investigaciones, hay una participación de un estrés oxidativo elevado; esto quiere decir que hay participación de radicales libres en una mala cicatrización o cicatrización viciosa.

Condiciones que propician una Tendinopatía aplicamos cuando bajamos una escalera. El tendón más afectado es el de la rótula que comunica con la tibia insertándose en su tuberosidad. Si tomamos en cuenta la desventaja en el brazo de palanca al insertarse muy cerca de su centro variable de rotación, veremos pues cuán poderoso es el tendón en sí y el músculo responsable de activarlo, el músculo cuadríceps.

Hablando un poco de él, sobre uso en los tejidos, no es otra cosa que mecánicamente fatigar a la estructura mientras no damos tiempo para que se repare. Así, de esta manera, haciéndolo repetitivamente, tendremos un tendón cada vez más desvalido y con menos probabilidades de cicatrizar y así provocamos una lesión de tipo crónica que no ha podido cicatrizar bien y que por el contrario, entonces que da un foco degenerativo con tejido que no corresponde a un tejido sano tendinoso sino mas bien a tejido hialino y fibras de colágeno mal organizada que no tienen las cualidades tensiles biomecánicas de un tendón sin problema o sano.

Tratamiento En cuanto al tratamiento, se considera solamente en la fase aguda de algunos días el tratamiento con anti inflamatorios no esteroideos; sin embargo cuando ya tienen semanas, no serán de utilidad más que por unas horas mientras dura el efecto analgésico. Esto es por la sencilla razón de que no se está ante un problema inflamatorio sino degenerativo a lo que no encaja el antinflamatorio. Se popularizaron durante décadas las inyecciones de cortisonapero, paradójicamente, la cortisona es un agente anti cicatrización o catabólico; sus aplicaciones tienen un carácter más bien dogmático (así lo hizo mi maestro) y paradigmáticas como forma algorítmica de resolver un problema.

Otra manera un tanto dogmatica es la de usar las famosas abrazaderas sobre el tubérculo tibial creando otro “punto de inserción” y disminuyendo el dolor. De nuevo podremos caer en tratar el efecto y no la causa además de complicar la circulación por medio de inútiles rodilleras y abrazaderas que sólo consiguen mermar la condición de salud del paciente y por supuesto también la económica al adquirir insumos que no servirán si acaso y en el mejor escenario para mejorar ligeramente el dolor y de hecho depender sicológicamente de estos accesorios, tal vez quien puede beneficiarse es quien los vende, únicamente.

Existen otros tratamientos como la cirugía que en verdad es innecesaria. La cirugía extirpa un pequeño fragmento donde está la cicatrización viciosa y con ello se alivia el dolor, sin embargo hoy en día se considera que hay métodos mucho menos agresivos. La inyección con factores de crecimiento en los concentrados ricos en plaquetas son eventualmente efectivos pero innecesariamente onerosos. En nuestra experiencia en una serie de pacientes fue suficiente la estimulación osteotendinosa como tratamiento principal aunado a sesiones personales de ejercicios para capacitar la musculatura que a fin de cuentas es la clave de la prevención. Los antioxidantes pueden ser una buena manera de ayudar metabólicamente a la cicatrización.

CONDICIONES QUE PROPORCIONAN UNA TENDINOPATIA Cualquier variación de la práctica deportiva debe de estar bien asesorada; no es raro ver niños con dolor en la tuberosidad tibial (donde el hueso hace una prominencia en la tibia) luego una temporada exagerada de entrenamiento (pateo y brinco) donde el tendón –el cual se inserta en este punto anatómico- se fatiga de tanto uso y no le damos tiempo para que nuestros sistemas de reparación hagan lo propio, luego entonces un tejido viciado se forma provocando dolor a veces por décadas disminuyendo la calidad de vida de las personas que lo padecen y un pobre desempeño a nivel deportivo. Si no se comprenden las causas, tampoco es de esperarse que se dirijan correctamente los tratamientos.

Iniciando por el principio de las razones mecánicas, habra que modular la práctica deportiva con periodos macro y micro ciclo para su entrenamiento y gradual capacitación del atleta, para los que no son atletas habrá que vigilar un buen calzado y las caminatas tipo peregrinaje que de seguro les guarda algún tipo de lesión por sobredemanda.

El peso es clave, por supuesto, pero también el cambio de estilo de vida, como por ejemplo iniciar deporte de una manera mal enfocada, zapatos sean altos o bajos pero que no sean adecuados. Sin importar el precio o la calidad de la marca hay zapatos que no nos quedaran mecánicamente apropiados y nos causaran dolor de rodilla y de tendones. De acuerdo a recientes investigaciones, hay una participación de un estrés oxidativo elevado; esto quiere decir que hay participación de radicales libres en una mala cicatrización o cicatrización viciosa.

La cirugía extirpa un pequeño fragmento donde está la cicatrización viciosa y con ello se alivia el dolor, sin embargo hoy en día se considera que hay métodos mucho menos agresivos.