La evolución hacia el escritorio

Posted · Añadir comentario

Básicamente nuestro cuerpo está evolucionado para la actividad, está demostrado que una persona sedentaria es más propensa a todo tipo de enfermedades, comúnmente a las cardiacas y digestivas.

Cuando una persona permanece en la misma posición durante varias horas, los músculos del cuello, espalda baja y del hombro sufren un estrés del que normalmente no están preparados.

Muchos dolores de espalda baja son causa de pérdidas millonarias en los sistemas de salud y producto de muchas operaciones de columna.

A lo largo de los meses o años, los movimientos viciosos o posiciones impropias logran lastimar las articulaciones y desgarrar crónicamente ligamentos, los cuales eventualmente se calcifican y dan lugares a osteofitos o espículas óseas que son responsables de los cambios artrosicos de la columna vertebral.

Quienes son empleados de oficina corren el peligro de ser sumamente sedentarios, y no sólo eso, los factores dietéticos de los desayunos y entre comidas de los compañeros pueden provocar hábitos alimenticios que conllevan a la obesidad y todo lo que ello significa.

No agache la mirada

En las personas que trabajan en computadoras, la alineación de frente de la cabeza es muy importante pues ella descansa en los músculos del cuello, y si se mira muy elevado o muy bajo acabaremos con desgarros musculares que nos provocaran dolores de cabeza tipo migraña pues los músculos trabajan más de lo normal en posiciones agotadoras.

La cabeza inclinada por horas lastima los músculos de la parte de atrás de la cabeza produciendo calambres o contracturas que hacen una experiencia dolorosa el tratar de seguir leyendo o manipulando el ordenador.

Existen muchas personas que tienen dolor crónico de cuello como consecuencia de trabajar en posiciones equivocadas, lo que orilla a un estrés innecesario de las estructuras del cuello y hombro. Estos malos hábitos provocan contracturas del cuello y dolores de cabeza que afectan las horas de trabajo, disminuyendo el rendimiento laboral.

Tronarse el cuello 

Al permanecer frente a su escritorio es común presentar incomodidades y dificultad para encontrar una posición que resulte cómoda. En muchas ocasiones se realizan contorsiones para que el cuello tome de nuevo su lugar, lo que es conocido comúnmente como “tronarse el cuello”; este dolor se irradia hasta la escapula y el brazo, y no pocas veces este síntoma es tomado como un signo de infarto.

En muchas ocasiones algunos trabajadores son intervenidos de algún problema neurológico; aunque la verdadera causa sea un simple imbalance muscular, es decir un músculo del que queremos sacar más provecho de lo que éste nos puede dar y por ende vive constantemente irritado, estresado y adolorido. Bien, para estos padecimientos hay una solución más bien simple pero de mucho impacto.

Acondicione sus músculos 

Se trata de acondicionar los músculos del cuello y de los hombros. Estos ejercicios han ya cambiado la vida de muchos de los pacientes que los practicaron con la condición que sean hechos con constancia y más allá de la simple mejoría o alivio.

Ejercicios que acondicionan sus músculos 

Con la base de la palma de la mano se tocará la frente y se empujará sin que ésta se flexione hacia enfrente; es decir, se hará un movimiento de tensión por diez segundos y luego un descanso de tres segundos, a esta actividad se le llama una serie.

Se harán cinco series por lado de la cabeza, así, haremos cuatro lados, frente sienes y nuca. Con este simple ejercicio se ganará el control y los dolores disminuirán o se acabarán en cosa de dos semanas, aunque hay que seguir haciéndolo, al menos por dos meses.

Siempre hay que consultar a su médico pues pudiese haber algunas circunstancias que contraindiquen esto.  Es importante la capacitación física y evitar el sedentarismo que no nos lleva por buen camino. Es muy recomendado acudir al gimnasio para capacitar nuestra musculatura mejorando nuestro desempeño en el trabajo, mejor capacidad, lucidez y eventualmente más eficacia al ejecutarlo.